Esto es lo que puedes hacer cuando hay una crisis en el matrimonio para superarla

Como ya sabes, yo he sufrido de una crisis matrimonial, durante mi matrimonio de 15 años viví todo el amor y felicidad que se puede tener en una vida junto a la persona que más amó, producto de ello fueron mis hermosos hijos, Alejandro y Marta.

A pesar de que viví un estupendo matrimonio durante 15 años, llegó el momento en que mi esposo y yo caímos en una crisis.

De estar bien, como en su momento lo estuvimos, pasamos a parecer hasta enemigos, ya hasta en la habitación nos sentíamos incómodos, los niños nos miraban con extrañeza, parecía que nunca había existido el amor, e inclusive pensamos en el divorcio.

Mientras pasaba esa situación, me ponía a pensar y no lograba conseguir que nadie me entendiera. Necesitaba que me pudieran dar un buen consejo o quien me guiara por un camino para solucionar mis problemas matrimoniales.

Es realmente desesperante que nadie pueda entenderte como lo estás pasando, más que tú y tú pareja, pero obvio, en esos momentos te encuentras sola.

Las crisis matrimoniales aunque a simple vista no lo parezcan, son de las peores cosas que pueden ocurrir en la vida, inclusive es muy común que estés en una y no te hayas dado cuenta.

En mi caso así fue, cosas tan simples como el distanciamiento o perder la comunicación cotidiana son factores que nos indican que estamos cayendo en una crisis de pareja, desafortunadamente yo no me di cuenta en los primeros inicios, lo descubrí cuando la crisis ya era inminente e incluso pensé que ya no tenía remedio por lo mal que se encontraba el matrimonio.

Si estás notando que tu relación va decayendo, ¡No pierdas más tiempo!

Inevitablemente cuando estaba en medio de la crisis matrimonial te piensas mil cosas y no siempre positivas, yo quise dejar en un momento de luchar por mi relación, era tanto el esfuerzo que ponía en un detalle para arreglar las cosas para que mi esposo ni siquiera lo notara.

Era muy agotador y doloroso, pero creo que en parte lo que ayudó mucho a salvar mi matrimonio fue que no me di por vencida.

Busque por muchas fuentes, algún tipo de ayuda que me guiara cómo salir de ella, pero ninguna satisfacía mis expectativas, en ninguna encontraba la seriedad que buscaba para solucionar mis problemas, e inclusive me llegue a encontrarme con soluciones tan fuera de lugar que me hacían pensar que esos artículos no eran escritos por gente especializada.

También recurrí a buscar solución mediante terapeutas de pareja, pero desgraciadamente me encontré con los suficientes para no querer volver a recurrir a esa alternativa, pues me di cuenta que muchos de ellos más allá de ayudarte, su único propósito es sacarte más dinero.

En mi caso no pude encontrar una persona profesional que me ayudara con el problema, tampoco pude guiarme por artículos en internet y honestamente no lo recomiendo, es mejor buscar otro tipo de alternativa.

¿Qué me ayudó a salir de la crisis matrimonial?

Independientemente de la ayuda que te funcione, creo que no existe mejor ayuda que tu insistencia y optimismo, a mí fue algo que me funciono muchísimo, pues a pesar de que mi esposo ya no tenía las ganas de luchar por nuestra relación le insistí para que se esforzara, para que se dejara llevar y me dio muy buenos resultados, incluso en nuestra reconciliación me pidió perdón por haber pensado en dejarme.

Pero, otro de los factores que me ayudo con ese proceso y debo admitir, tal vez sin su ayuda no habría podido yo sola, fueron los libros. Específicamente los libros de Natalia Fernández Recuperar mi matrimonio y de Isabel Meyer Salva tu matrimonio para siempre.

Estos libros, fueron mi impulsó a seguir adelante pues una vez que los lees te das cuenta de tus errores y los de tu pareja, de su factor de riesgo e inclusive ambos libros tienen un capítulo para la crisis matrimonial.

Donde te sugieren múltiples consejos y empiezas a salir de la crisis utilizando todo lo que has aprendido de ambos libros.

Puedo decir que mi pensamiento era uno antes de comenzar a leer los libros y otro después de terminar de leerlos.

Mi mente, a pesar de ser optimista, sentía una carga muy pesada sobre mí, me sentía sola y desesperada por buscar una solución y no perder  a mi familia.

Pero algo de lo que me hicieron ver estos libros es que me debo amar, me debo sentir muy segura que soy capaz de llevar una relación feliz y que soy capaz de solucionar mis problemas matrimoniales.

Mi perspectiva para mi matrimonio cambió completamente después de leer estos libros, gracias a eso, pude recuperar el amor de mi esposo y puedo decirte que: ¡Mi relación nunca ha estado más estable y feliz que ahora!

Y si quieres seguirme en mis consejos, te invito a suscribirte a mis escritos, para mí será un placer ayudarte.

De corazón te lo digo, Sonia.